IU-Equo denuncia el incumplimiento de los requisitos del distintivo Q de calidad en las playas de Motril

El gobierno local ha destinado 28 mil euros euros para obtener la concesión del certificado Q de calidad para las playas de Poniente y Playa Granada, un distintivo que está utilizando de forma interesada para intentar ocultar el mal estado de estas playas, que presentan importantes deficiencias en dotaciones, seguridad, equipamientos y servicios.

Considera llamativo que estas playas de Motril puedan exhibir la Q de Calidad a la vista de las evidentes deficiencias que presentan, carencias que suponen un claro incumplimiento de las condiciones y requisitos de la concesión del distintivo que certifica la excelencia de las condiciones del agua y de sus servicios.

Ante las numerosas críticas y denuncias,  por parte de vecinos, visitantes y turistas, la principal actuación de la alcaldesa ha sido envolverse en las banderas con la Q de calidad para intentar ocultar el desastroso estado de estas playas que, iniciado el mes de agosto, siguen aún presentando importantes deficiencias, ha afirmado su portavoz, Inma Omiste, en una comparecencia pública ante los medios de comunicación esta mañana.

A la vista de esta utilización interesada del distintivo de calidad, IU-Equo ha informado de su intención de poner en conocimiento de los servicios técnicos del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE), entidad que acredita el cumplimiento de las condiciones requeridas, las circunstancias en que se encuentran las playas de Motril para que verifiquen el cumplimiento de los requisitos que se acreditaron en su momento para la obtención de la certificación.

Inma Omiste, portavoz de IU-Equo

Desde  el Grupo Municipal de IU-Equo se considera que la alcaldesa ondea las banderas y organiza sesiones fotográficas como su principal actuación ante el clamor ciudadano que denuncia el mal estado de las playas y reclama soluciones urgentes. 

Para la portavoz de la formación de izquierdas, García Chamorro despliega las banderas como si el distintivo Q de calidad pudiera tapar una realidad vergonzosa que está dañando seriamente la imagen turística de la ciudad.

Inma Omiste ha declarado que “la soberbia y el cinismo políticos” ciegan a la alcaldesa que es incapaz de reconocer una “situación desastrosa”, que han padecido y están padeciendo vecinos y visitantes a nuestras playas y que requiere soluciones prácticas y reales: ausencia de kioscos en los paseos, pasarelas inexistentes o a medio instalar, falta de agua en las duchas o insuficiencia en las dotaciones de vigilancia y seguridad son algunas de las deficiencias de las que adolecen las playas de Motril desde el principio del verano y que los responsables municipales aún no han sido capaces de solucionar.

Por su parte, la Policía local de Motril ha denunciado públicamente que, también en términos de seguridad,  se están incumpliendo los requisitos de la certificación de calidad en las playas de Motril, Carchuna y Calahonda dada que la situación de la plantilla no permite la existencia de patrullas policiales fijas diariamente en estas playas

La marca Q de calidad turística está dirigida a la certificación voluntaria de servicios turísticos. Se obtiene cuando se evidencia el cumplimento de determinados requisitos técnicos. Entre estos, la limpieza del agua y de la arena de la playa, las condiciones higiénicas de las playas y de sus instalaciones y equipamientos, el control de los chiringuitos, los servicios de seguridad y primeros auxilios o la información facilitada a los usuarios.

Para la tramitación y obtención de este distintivo, el Ayuntamiento encargó a una empresa externa la realización de una auditoría interna y externa que acreditara los requisitos exigidos por la norma, lo que supuso un coste económico de 26.813 €.

Un coste al que hay que añadir el precio que se paga por cada uno de los distintivos (557 euros +IVA): uno para cada una de las playas. En total la obtención de la certificación Q de calidad ha supuesto un coste aproximado de 28.000 eruos para las arcas municipales.

La portavoz del Grupo municipal de IU-Equo sostiene que a la vista de la situación en la que se encuentran las playas de Motril es evidente que el distintivo no supone ninguna garantía de la calidad en sus condiciones, siendo  su principal utilidad hasta el momento “servir a la alcaldesa y a su equipo como atrezzo para sus sesiones fotográficas propagandísticas” con las que pretende ocultar su incapacidad, su dejadez y su mala gestión.

Esta situación se extiende a otras playas de Motril, como la playa canina, en la playa de El cable, y la playa de las Azucenas, que al no contar con estos distintivos, no merecen la menor atención de los responsables municipales, que ni siquiera se acercan a ellas para las sesiones fotográficas que tanto agradan a la señora alcaldesa y a su corte de acompañantes. 

La playa canina, que resulta especialmente atractiva para muchos usuarios al poder disfrutarse acompañados de sus mascotas, se encuentra en “condiciones lamentables”, en cuanto a accesos y equipamientos y pendiente de las actuaciones de mejora, como duchas y fuentes de agua, comprometidas por el concejal de Turismo y playas en los últimos años.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.