Izquierda Unida denuncia la falta de Policías locales en las calles y playas de Motril.

Reclama la convocatoria de una oferta pública de empleo que permita incrementar la dotación de agentes que actualmente integran la plantilla de la Policía Local, que se ha visto reducida en 17 efectivos desde 2008 mientras que la población de Motril no ha dejado de incrementarse.

La portavoz adjunta del Grupo Municipal de Izquierda Unida, Inma Omiste, ha señalado que la dotación actual de agentes operativos, es decir, de policías de calle es de 72 efectivos que, sumados a los tres subinspectores, once oficiales y a los agentes en segunda actividad completaría los 98 efectivos que integran actualmente la plantilla de la Policía Local de Motril. 17 menos que en 2008 cuando la población rozaba los 60 mil habitantes.

Una plantilla con una edad media de 47 años que es, a su juicio, claramente insuficiente para garantizar la seguridad y la convivencia ciudadana 24 horas al día, 365 días al año, en una ciudad de más de 62 mil habitantes que en época estival incrementa notablemente el número de sus residentes, la realización de eventos y actividades en las playas y locales de ocio.

Según Inma Omiste, ya es hora de que la recuperación económica llegue a los servicios públicos y a los trabajadores y trabajadoras, que han sido las principales víctimas de la estafa social que ha significado la llamada crisis económica y no se quede, como siempre, en los más ricos y en los negocios privados.

La portavoz de Izquierda Unida ha criticado la gestión que está llevando a cabo la Concejala de seguridad, Mª Ángeles Escámez, que con sus propuestas de promociones internas y del nombramiento de un nuevo Inspector pretende conformar una Policía Local con más jefes que indios. Una propuesta, ha señalado, que ha sido rechazada de forma reiterada por la mayoría del Pleno municipal y que cuenta con la oposición de la representación de los trabajadores de la Policía Local.

Nos preocupa que la dirección del Área de Seguridad del Ayuntamiento esté en manos de Mª Ángeles Escámez que acumula diversas delegaciones de competencias a pesar de su dedicación parcial a la Corporación municipal, por lo que quizás por ese motivo no sea capaz de gestionar el ámbito de la seguridad ciudadana con la eficacia que resulta necesaria, ha declarado.

Inma Omiste ha defendido el modelo de Policía de proximidad que propone Izquierda Unida: una Policía Local al servicio de los vecinos y vecinas, para ayudarles, velar por la seguridad y contribuir a la convivencia ciudadana. Una policía que esté allí cuando se la necesite y que desempeñe funciones que vayan más allá que la imposición de multas y denuncias, ha afirmado.

Izquierda Unida defiende para las y los empleados públicos el derecho a una carrera profesional basada en la elaboración de relaciones de puestos de trabajo y el establecimiento de criterios objetivos de promoción profesional acordados en el marco de la negociación colectiva. Una actuación que, tres años después de su llegada al Ayuntamiento, el gobierno local no ha querido acometer, recurriendo a modificaciones parciales de la existente que han permitido favorecer a determinadas personas de su entorno de modo arbitrario y poco transparente, ha denunciado.