El Ayuntamiento de Motril sancionado por discriminar a una trabajadora por razón de sexo

La Inspección de Trabajo ha calificado como “muy grave” la conducta discriminatoria de los responsables del Área de Deportes hacia una trabajadora por razón de sexo en relación con su maternidad. Tras conocer el acta de la Inspección, Izquierda Unida ha exigido el cese inmediato en sus cargos de los responsables del Área que han protagonizado estas actuaciones y que recaiga sobre ellos la sanción que la Inspección de Trabajo impone al Ayuntamiento.

La portavoza del Grupo Municipal de IU, Daniela Paqué, ha dado a conocer las conclusiones más relevantes del Acta de infracción de la Inspección de Trabajo que describe las actuaciones llevadas a cabo por parte del director del Área de Deportes y del coordinador de monitores en relación con una trabajadora entre los años 2013 y 2017.

El acta concluye que se aprecia que se ha producido una conducta discriminatoria hacia una trabajadora por razón de sexo en relación con su maternidad, por lo que impone al Ayuntamiento  una sanción económica de 6.251 euros.

La portavoza de Izquierda Unida ha afirmado que su Grupo no puede admitir que, mientras que las mujeres luchan en las calles reclamando igualdad, el fin del patriarcado y de las violencias machistas, el Ayuntamiento de Motril ampare actuaciones que supongan el trato vejatorio hacia ninguna mujer. También en este caso, si nos tocan a una nos tocan a todas, ha señalado.

Izquierda Unida ha exigido a Flor Almón la depuración de responsabilidades por las actuaciones llevadas a cabo y acreditadas por la Inspección, reclamando la destitución de los cargos municipales implicados y el inicio de los trámites necesarios para que recaiga sobre ellos el pago de la sanción económica impuesta al Ayuntamiento.

Para la portavoza del Grupo Municipal de IU esta lamentable situación está relacionada con la desastrosa política de Personal que viene llevando a cabo el Ayuntamiento de Motril desde la llegada de Almón al gobierno municipal y la delegación de esas funciones en Mº Ángeles Escámez, Teniente de Alcalde y concejala, entre otras muchas cosas, de Personal y Régimen Interior.

Después de tres años de gobierno de Almón, las trabajadoras y trabajadores municipales siguen reclamando los derechos que les fueron arrebatados por la derecha motrileña en 2012, lo que supuso el deterioro de sus condiciones de trabajo y una merma en sus remuneraciones. Además, exigen la elaboración de una Relación de Puestos de Trabajo que impida la arbitrariedad en la cobertura de puestos y un organigrama funcional que permita mejorar el funcionamiento de las áreas administrativas y que contribuya a prestar un mejor servicio a las ciudadanas y ciudadanos.

Los diferentes colectivos de trabajadoras y trabajadores municipales tienen conflictos abiertos con la responsable de la política de personal del Ayuntamiento de Motril, como es el caso de los bomberos, de la Policía Local, las funcionarias y funcionarios así como el personal laboral. La Representación Legal de las Trabajadores y Trabajadoras ha denunciado de forma reiterada la falta de voluntad política de la concejala de Personal y su incapacidad manifiesta para un entendimiento que permita alcanzar acuerdos consensuados.