La gestión de Flor Almón está dejando los servicios municipales arrasados