La arrogancia de la alcaldesa está poniendo en riesgo la seguridad ciudadana en Motril