IZQUIERDA UNIDA DENUNCIA LA NUEVA SUBIDA DEL RECIBO DEL AGUA