LA REDUCCIÓN DE LA DESIGUALDAD SOCIAL Y LA LUCHA CONTRA EL DESEMPLEO DEBEN SER PRIORITARIOS EN LA INVERSIÓN DE LOS FONDOS EUROPEOS