PSOE Y PP HACEN PIÑA PARA IMPEDIR QUE LA GESTIÓN DEL AGUA DEJE DE SER UN NEGOCIO PRIVADO