Mientras la ciudad va a la deriva, para Flor Almón Motril es un oasis de bienestar y prosperidad