Motril no puede permanecer impasible ante el deterioro medioambiental