IZQUIERDA UNIDA RECLAMA UN CAMBIO DEL MODELO DE GESTIÓN DE LA MANCOMUNIDAD