Un resultado que ni queríamos ni esperábamos, pero que sigue comprometiéndonos con la defensa de los intereses de las clases populares

Izquierda Unida de Motril asume que la candidatura de Unidad Popular no ha conseguido sus objetivos, a pesar de la excelente campaña llevada a cabo por Alberto Garzón y el resto de candidatos. Una campaña que se ha desarrollado en condiciones heroicas, contra el viento y la marea de los intereses mediáticos y de los poderosos.

La buena valoración de Alberto Garzón no se ha traducido en votos. Un millón de personas han apoyado las propuestas de UP-IU, sembrando el germen para que la confluencia y la Unidad Popular sean el camino.  IU-UP ha sido la quinta fuerza en votos, pero ha sufrido el castigo de una Ley electoral injusta y a medida de los partidos mayoritarios y, por lo tanto, concebida para favorecer el bipartidismo. Cada uno de los dos diputados conseguidos por IU-UP en estas elecciones le ha costado 400 mil votos, 8 veces más que al Partido Popular, por ejemplo. En un sistema de circunscripción única, en vez de los dos diputados conseguidos, IU-UP habría alcanzado 12. Una situación escandalosa que exige la reforma urgente de la Ley electoral.

garzoniersEn Motril, UP-IU se ha dejado por el camino en torno a 700 votos en comparación con las elecciones generales de 2011. El Partido Popular ha perdido cerca de 5.000 y el PSOE más de 1.000. La irrupción de Podemos (5.507 votos) y la de Ciudadanos (3.741) se ha hecho notar en estas pérdidas, modificando sustancialmente el panorama electoral en nuestra ciudad. Una situación, ésta, que desde IU valoramos positivamente ya que supone el principio del fin del bipartidismo, también en nuestra ciudad; de la inercia de un modelo de alternancias en el poder política y socialmente irrelevantes.

Por todo ello, compartimos la necesidad y la conveniencia de repensar la izquierda, de hacer autocrítica en todos los ámbitos organizativos y estratégicos a la vista de que, después de años de movilizaciones, a nivel nacional el PP vuelve a ser el partido más votado. Sin embargo, esta autocrítica, esa reflexión acerca de la izquierda en las sociedades del siglo XXI no puede pasar por renunciar a valores y principios esenciales, como son aquellos enraizados con la defensa de las clases populares frente a los de los poderosos. Una posición que, lejos de resultar anacrónica, hoy, más que nunca, tiene que ser irrenunciable.

Izquierda Unida de Motril reafirma su compromiso con la defensa de la mayoría social, del movimiento obrero y de los más desfavorecidos, a la vez que muestra su mejor disposición para buscar espacios de entendimiento y acción política conjunta con otras fuerzas políticas y movimientos sociales que coincidan con estos objetivos. En cualquier caso, IU Motril va a seguir trabajando y haciendo política por y para las clases populares, cerca de ellas, para llevar su voz, sus demandas y reivindicaciones a las instituciones en las que cuenta con representación.

IU de Motril seguirá siendo inflexible en defensa de las personas desalojadas de sus viviendas y arrojadas al desamparo. De las familias a las que las políticas liberales han expulsado a los umbrales de la pobreza y de la exclusión. En contra del negocio del agua en la Comarca. Pero, siempre a favor de los trabajadores y trabajadoras, de un empleo de calidad y con derechos y de una formación adecuada para los jóvenes que les permita encontrar un puesto de trabajo y plantearse proyectos vitales autónomos, así como de la igualdad efectiva de mujeres y hombres.