Son necesarios más medios y recursos para la acogida de las personas migrantes en Motril.

La constante llegada de personas migrantes a Motril puede calificarse como de una emergencia humanitaria que requiere la implicación de todas las administraciones para asegurar que los trámites de acogida se lleven a cabo con todas las garantías de respeto a los derechos humanos y a la dignidad de las personas. Para ello, Izquierda Unida ha reclamado una mayor coordinación y la dotación necesaria de medios materiales y recursos humanos.

La portavoz municipal de Izquierda Unida, Daniela Paqué, sostiene que, además de políticas migratorias en clave europea y nacional, es necesario que la acogida a todas las personas migrantes que llegan a nuestra ciudad se lleve a cabo en las condiciones adecuadas para que puedan realizarse todos los trámites preceptivos respetando las garantías propias de un Estado de derecho.

Inmigrantes

Fuente: cadenaser.com

En este sentido, ha reclamado una mayor implicación de todas las administraciones, local, estatal y autonómica, así como solidaridad y coordinación entre ellas para procurar solventar las importantes dificultades logísticas y de atención que supone la llegada casi diaria de pateras con cientos de personas migrantes a nuestra Costa.

La portavoz de Izquierda Unida ha manifestado el apoyo de su formación y el reconocimiento al esfuerzo y la profesionalidad del Cuerpo de Policía Nacional y de las Organizaciones No Gubernamentales que se encuentran desbordados ante el colapso provocado por la falta de personal y medios materiales.

Ha instado a la Junta de Andalucía y al Ayuntamiento de Motril a que se exija al Gobierno de España la puesta a disposición del procedimiento de acogida de todos los recursos y medios necesarios de forma urgente. Entre otros, el incremento de los efectivos de la Policía Nacional, la coordinación entre las administraciones y la habilitación de todas las instalaciones que puedan resultar adecuadas para la acogida temporal de migrantes.

Izquierda Unida, también reclama que el Ayuntamiento de Motril ponga a disposición del dispositivo de acogida a la Agrupación Local de Protección Civil para prestar todo el apoyo que resulte necesario.

Daniela Paqué ha hecho un llamamiento a la solidaridad de toda la sociedad motrileña: No podemos mirar para otro lado, no debemos hacerlo. Por decencia, por dignidad, por humanidad y por memoria, ha afirmado. Ha recordado que somos un país de emigrantes: muchos de nuestros padres y madres, tíos, tías y personas cercanas tuvieron que salir de nuestra tierra para buscar una vida mejor para sus familias. Cientos de miles de españoles tuvieron que buscar refugio en otros países de Europa y de Latinoamérica, huyendo del golpe de estado militar fascista de 1936. Hoy en día cientos de miles de españoles y españolas  la mayor parte de ellos jóvenes, han tenido que dejar sus casas para buscar un proyecto vital digno lejos de su país. Todos y todas conocemos a alguno de ellos, hijos, hijas, sobrinos, amigas… Y sabemos lo dolorosa que puede resultar esta experiencia.

La portavoz municipal de Izquierda Unida ha manifestado el rechazo radical de su formación a las posiciones de los políticos de derechas que están intentando trasladar mensajes acerca del peligro de la inmigración para nuestro modo de vida y para nuestros intereses; mensajes de exclusión, xenófobos y racistas que buscan su caldo de cultivo en las personas menos informadas, con menor formación y cuya irresponsabilidad no  se deben tolerar.

Rechazamos la visión mercantilista de las vidas humanas que defiende la derecha de este país y, por desgracia, de otros países europeos. Despreciamos que antepongan sus intereses políticos o comerciales a la vida y la dignidad de las personas. Y ya sabemos cómo son: la derecha en este país tiene integrado en su ADN la corrupción y la mentira. Ya conocemos de lo que son capaces por alcanzar sus objetivos, ha concluido.

Según la portavoz de Izquierda Unida, no hay otro efecto llamada que no sea el hambre, las guerras y la miseria en la que esas personas viven en sus países de origen.