Izquierda Unida rechaza la propuesta de sueldos de concejales y cargos de confianza en el Ayuntamiento de Motril

Izquierda Unida considera inaceptable que el primer Pleno del Ayuntamiento de Motril se dedique a fijar el sueldo de los concejales/as a través de un procedimiento extraordinario y urgente que ha eludido el necesario entendimiento con la oposición.

Investidura Flor Almón, Alcaldesa MotilLa sociedad motrileña ha reclamado un cambio en los modos de gestionar los asuntos municipales que atienda prioritariamente a sus problemas y a las situaciones de extrema gravedad que vive un gran número de familias, jóvenes y desempleados.  Por respeto a ellos, no puede trasladarse a los ciudadanos/as que el principal problema de la ciudad, que debe resolverse de manera urgente, son los sueldos de sus concejales.

IU ha solicitado a la Alcaldesa la retirada de esa propuesta hasta que, tras un proceso de entendimiento, se pueda llevar al Pleno otra consensuada con el mayor número de fuerzas políticas. En su lugar, ha solicitado que se convoque un Pleno en el que se aborden las primeras medidas urgentes de lucha contra la exclusión social y para paliar las graves condiciones de las personas que viven en el umbral de la pobreza.

La portavoz del Grupo Municipal de Izquierda Unida, Daniela Paqué ha criticado el procedimiento seguido para el establecimiento de las retribuciones de concejales/as y cargos de confianza, que se ha dado a conocer antes a los medios de comunicación que a los grupos municipales. Una práctica que ha sido la utilizada por el Partido Popular durante sus 10 años de mandato que hemos criticado con dureza y que lo seguiremos haciendo si el nuevo equipo de gobierno se suma a ella.

A pesar de valorar que se ha producido cierta reducción de los gastos por remuneraciones a concejales/as  y de cargos de confianza, la portavoz de la formación de izquierdas ha defendido que las asignaciones a los cargos públicos deben trasladarse al Pleno dentro de una política de transparencia y fiscalización del gasto, ya que el dinero que se entrega a los partidos políticos debe ser conocido y controlado por los ciudadanos/as en aras de la necesaria racionalización de los recursos de la hacienda pública. En este sentido, ha rechazado que se establezcan salarios de 42 mil euros anuales netos para concejales/as con dedicación a tiempo parcial, a la vez  que ha reclamado que todos los grupos políticos que reciben dinero de las arcas municipales hagan públicas sus cuentas, sus gastos electorales y la procedencia de sus fondos, como ya hizo Izquierda Unida en lo relativo a los gastos de su campaña electoral.

Izquierda Unida considera que es necesario enviar un mensaje claro a la sociedad motrileña del nuevo tiempo político que debe comenzar en Motril, un mensaje generador de confianza que no defraude las expectativas que la ciudadanía ha puesto en manos de los nuevos responsables municipales. Por ello, entiende que el mejor modo de hacerlo no es otro que llevar a cabo políticas de izquierda que contribuyan a avanzar en la reducción de las desigualdades y a la cohesión social.